Kraftovoye_pivo

Colonia: la cerveza artesanal marca tendencia

La moda cervecera empieza a verse en el casco antiguo de esta ciudad de Uruguay.

Colonia del Sacramento, en Uruguay, es una ciudad en la que viven unas 25 mil personas y los tiempos jamás se apuran: si un auto tiene que esperar hasta que los peatones crucen, lo hará sin lamentarse ni tocar frenéticamente la bocina; si un mozo procede a explicar la carta, será en forma minuciosa y pausada; y si un guía turístico realiza un pantallazo histórico acerca de la idas y vueltas en las que este territorio uruguayo fue dominado por portugueses y españoles, será pormenorizado.

 

En cierta forma, y si se traza un paralelismo, Colonia se parece mucho a la cerveza artesanal, que está en pleno auge en la ciudad, porque los maestros cerveceros consideran que “lo bueno lleva tiempo” y rinden culto de respetar a rajatabla y jamás apurar a los procesos de fermentación, gasificación y madurado de la cerveza, para que su calidad sea la más elevada posible.

 

Al haberse convertido en una ciudad turística por excelencia, Colonia está atravesada inevitablemente por la innovación y la tendencia, que en muchas ocasiones llegan desde la vecina y caótica Buenos Aires. En un principio fueron los hoteles boutique, luego los tours de vino y ahora el emprendimiento que está generando tendencia es la cerveza artesanal, que empieza a despuntar de manera dispar en el Casco Histórico con propuestas que bien podrían ser porteñas, como ofrecer hamburguesas gourmet en combo con papas fritas y pintas.

 

En esta ciudad amigable y sin prisa, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985, todo queda cerca y si el paseo arranca por la calle San Miguel, cerca de la muralla de piedra, demolida en 1851 y reconstruida en la década del 70´, aparece Bocadesanto, una cervecería emplazada en lo que fue una casona histórica del Virreinato, por lo que las modificaciones y refacciones que se le realizaron tuvieron que ser consensuadas con un arquitecto y arqueólogo local.

 

Al ingresar se aprecia una atmósfera bohemia en la que predominan la piedra y la madera, con mesas ratonas rústicas custodiadas por lámparas de tenue luz amarilla, libros y radios viejas, además de sillones tapizados con un estilo “oldie”. Este ambiente vintage no es casualidad, ya que los dueños Ana Cufré y Mauricio Baffa son arquitectos y unos de los 2.500 argentinos estables que viven residen en la ciudad: “Somos de Luján, pero nos cansamos del ritmo frenético que vivíamos en Argentina y por eso decidimos radicarnos en Colonia”, cuentan.

 

Los productores uruguayos de cerveza artesanal están empezando a despuntar y Colonia no es ajena a ese movimiento y, aunque crece con un ritmo menor que el resto del país, eso no impide que ya existan ciertas marcas locales artesanales como Maltik, que está presente en las tres canillas de cerveza tirada que tiene Bocadesanto, a través de sus estilos Blonde Ale (rubia suave), Irish Red Ale (roja, con un dejo a malta caramelo en aroma y sabor) e India Pale Ale (amarga, bien lupulada y estilo insignia de la Revolución Cervecera Artesanal). “Antes de abrir probamos varias cervezas tiradas locales y la que más nos gustó fue Maltik. También tenemos porrones de marcas muy reconocidas uruguayas como Cabesas Bier y Volcánica”, destaca Mauricio.

 

El menú cervecero de Bocadesanto se complementa con cuatro hamburguesas de carne vacuna, que tienen variantes de ingredientes como panceta, queso cheddar y emmental, morrón asado, hongos, cebolla caramelizada y mayonesa de pepinos, además de una hamburguesa veggie elaborada con lentejas y acompañada por vegetales grillados. También hay nuggets de pollo y bruschettas de salmón ahumado: “Queríamos que sea una carta acotada, pero de muy buena calidad”, revela Ana.

 

Sin alejarse de las pintorescas calles empedradas del Casco Histórico, y cinco minutos a pie distante de Bocadesanto, se encuentra la cervecería artesanal Barbot, que además es el único brewpub de la ciudad. Un brewpub, por definición, es un bar cervecero que cuenta con una fábrica integrada en su parte trasera y que le permite a la gente disfrutar de la cerveza en el mismo lugar donde fue elaborada. En contraposición a Bocadesanto, Barbot posee un ambiente más rústico, con poca luz y una estética que bien podría remitir a un bar cervecero de San Telmo más que a un pub bohemio chic de los que suelen predominar en Colonia del Sacramento.

 

La especialidad de Barbot es la cerveza tirada propia y hay para elegir, porque en la carta figuran 17 estilos con distintas características para satisfacer el paladar de los amantes de la cerveza artesanal. Una de las mejores cervezas es la Mumbai IPA, versión tradicional de la India Pale Ale inglesa, que cuenta con un 5,9% de alcohol y un sabor fresco y lupulado, que produce un agradable amargor en boca. También hay estilos más “pesados”, ahora que empieza a acercarse el invierno, como Dublín Stout que sobresale por su cremosidad e intenso aroma a café. El estilo Dubbel, originario de Bélgica, tiene 7,5% de alcohol y se destaca por la complejidad de sus maltas caramelo.

 

Los chef cerveceros últimamente se pusieron de moda y Barbot cuenta con uno propio, Anderson Uria, quien detalla que utiliza insumos de cerveza para elaborar los panes de todos los platos que se sirven en el brewpub. “Usamos bagazo de malta y levaduras cerveceras para cocinar los cinco tipos de panes que elaboramos acá. Algunos son con cerveza rubia y otros con negra. Además, solemos hacer carnes braseadas en cerveza porter y todo tipo de platos cerveceros”. Una de las joyitas del menú es la hamburguesa de la casa, que viene acompañada con papas rústicas y se sirve en un pan dulce y ligero como el Brioche, y es elaborada con 150 gramos de carne vacuna, mostaza de Diyon, ketchup casero, queso provolone y panceta glaseada en cerveza porter.

 

Otra movida bien porteña que está asomando en Colonia es la de los bares “multimarca” de cerveza artesanal, que en su pizarra cuentan con estilos de diferentes marcas uruguayas entre las que se destacan Cabesas Bier y Volcánica.

 

Cabesas Bier es una cervecería originaria de Tacuarembó, y de las mejores uruguayas, que elabora ocho estilos, Blonde Ale, Pilsen Lager, Scottisch Ale, Brown Porter, Pumpkin Ale, Oatmeal Stout, India Pale Ale y Trigo, y está presente en los bares cerveceros del Casco Histórico Juana Grow, La Bendita y Mandinga.

 

La cervecería Volcánica de Las Tocas, Canelones, se sube al podio de las mejores artesanales del país vecino junto a Cabesas Bier y puede encontrarse en Colonia del Sacramento en Bocadesanto, el hotel Sheraton, Tasca del Sur y Naturísima, entre otros puntos de venta.

 

Los estilos regulares que produce Volcánica son Belgian Blonde Ale, Dubbel, Belgian IPA, Belgian Dark y Belgian Strong Ale y su brewmaster Luis Campelo, opina sobre la movida cervecera artesanal de la ciudad: “Colonia estaba muy quedada, recién en los últimos meses la cerveza artesanal se empezó a mover con un poco más de fuerza. Creo que es algo que se fue dando, en parte, por el flujo de argentinos que visitan el país, ya que están acostumbrados a pedir cerveza artesanal en su país y cuando vienen al nuestro se animan a probar las cervezas artesanales uruguayas. Eso es algo que todavía no ocurre con el turista interno uruguayo, que es más conservador y cuando sale a comer se pide una Pilsen o una Patricia”.

 

Facebook: https://goo.gl/a0iNwI

Twitter: https://goo.gl/sv3o9T

YouTube: https://goo.gl/YWhffm

TV Online: https://goo.gl/YZi5fu

 

Fuente: Clarín

Contacto: Info@destinosdeamerica.com

 


Menú

Menu

Noroeste

Default-110x66

Norte

Default-110x66

Este

Default-110x66

Centro-Sur

Default-110x66

Suroeste

Default-110x66